(…) y todo se enreda en la grabación tatuada sobre la memoria donde todos dejamos de ser lo que fuimos para congelar en el instante la partitura con la que intentaremos caminar el año nuevo y los silencios por venir. Es quizá la única cartografía que puede convertirse en plan de vuelo o esquema para próximas evasiones: evocar la música que se va para cimentar el pretérito y caminarle de frente al incierto paisaje de mañana (…)

Advertisements

“(…) en Parade a una especie de surrealismo, que consideró el punto de partida para toda una serie de manifestaciones del Espíritu Nuevo que está haciendo sentir hoy y que sin duda atraerá a nuestras mejores mentes.”